En Clínica Dental Guillaume hoy queremos hacer especial hincapié en una de las preguntas más habituales que se suele hacer a un odontólogo y se trata del porqué es recomendable la extracción de los terceros molares o cordales.

Los terceros molares o también llamadas muelas del juicio erupcionan normalmente entre los 17 y 25 años. Se tratan de los molares ubicados detrás del segundo molar y que a la mayoría de las personas les suele aparecer 4 piezas pero a otras no. Frecuentemente las muelas del juicio pueden ser causa de problemas dentales debido a la falta de espacio o a una mala posición. Es una pieza que en muchas ocasiones tiene una forma irregular y que cuando su formación tarda más de lo habitual no logra su máxima erupción y provocando con ello complicaciones. Cuando esto sucede es muy recomendable extraerlos para evitar un daño permanente a los otros dientes.

¿Por qué se aconseja extraer los terceros molares o cordales?

La explicación a esta “malformación” la podemos encontrar en la propia evolución filogenética del ser humano. Con el paso de las generaciones el tamaño de los maxilares ha ido disminuyendo pero no al mismo tiempo que las piezas dentales por lo que las muelas del juicio, al ser las últimas en salir no tienen el espacio suficiente para alojarse sin problemas. Este hecho evolutivo tiene su razón de ser debido a una progresiva menor necesidad de tener una gran potencia masticatoria que, con el paso de los años, ha ido disminuyendo.

Debido a la carencia de espacio, los terceros molares son propensos a erupcionar de una manera errónea. Estas muelas con el tiempo pueden ser motivo de traumas en las encías y dar lugar a ulceraciones traumáticas bastante dolorosas. Aparte que es poco espacio para emerger y eso puede traer consecuencias a la hora de ingerir alimentos ya que éstos y los microorganismos pueden ser portadores de un proceso inflamatorio o pericoronaritis. Esta situación puede llegar a restringir la apertura bucal parcial o totalmente e ir acompañado, en ocasiones, de fiebre y malestar general. Añadiendo además que puede producirse caries en la parte posterior de los segundos molares que son muy difíciles de restaurar.

En los pacientes que padecen de esta erupción incorrecta de sus muelas existe una queja general debido a que los dientes de la arcada cambian su posición, creando con ello una mala oclusión. Esto se produce cuando la dirección del tercer molar va hacia el segundo y provocando fuerza sobre el canino, obligando a éste a que salga del arco creando una deformación y una insatisfacción del paciente con su estética dental. Debido a esto los odontólogos recomiendan la extracción de los terceros molares antes de pasar por un tratamiento de ortodoncia para evitar posibles movimientos dentales.

 

En Clínica Dental Guillaume ponemos a su disposición un equipo de profesionales que le asesorarán en todo lo que precise en referencia a su salud bucodental. Especialistas ampliamente formados y preparados para solucionar todas sus dudas e inquietudes. Un servicio inmejorable que le ofrece una garantía total en todos nuestros tratamientos puestos a su entera disposición.

© 2017 - Dental Guillaume Creado y diseñado por

Teléfono y emergencias        957 601 734