¿Alguna vez te has planteado si los alimentos que consumes facilitan la aparición de caries?

Las rutinas de higiene bucodental y las revisiones periódicas son las mejores herramientas para proteger la salud de tu boca, pero no son los únicos factores involucrados. Además del cepillado diario, el uso de colutorios orales o la seda dental conviene prestar atención a los alimentos que forman parte de nuestra dieta diaria, especialmente los alimentos cariogénicos. Si bien existen otros factores como los genéticos, la dieta diaria puede guardar relación con la caries como veremos a continuación.

 

¿Qué son los alimentos cariogénicos?

La caries es una de las principales causas de deterioro del esmalte dental. Tanto es así que hablamos de la enfermedad crónica más común en el mundo. Un problema bucodental que afecta a personas de cualquier edad, incluidos los niños. De hecho, el Consejo General de Dentistas informó el año pasado que España tiene alrededor de 1,8 millones de niños menores de 12 años con caries infantil. ¿Todavía crees que la caries no tiene importante?

 

En este post analizaremos los alimentos cariogénicos. La calidad de la dieta diaria o, mejor dicho, lo que comemos puede tener un impacto directo sobre la formación de caries en los dientes.

Los alimentos cariogénicos son aquellos que, una vez ingeridos, facilitan la formación de ácidos en la boca. ¿Qué quiere decir esto? Que indirectamente son alimentos que propician el escenario ideal para la formación de caries dentales. La presencia de azúcares en determinados alimentos provoca el descenso del pH bucal tras cada comida. Así, la placa bacteriana entra en contacto con estos azúcares, los metaboliza y libera ácidos que actúan destruyendo el esmalte dental y provocando la aparición de orificios o cavidades, comúnmente conocidos como caries. Este es el proceso por el que los alimentos cariogénicos acaban teniendo una relación vinculante con la erosión del tejido dentario.

Para prevenir la posible aparición de caries dental es importante conocer cuáles son los alimentos cariogénicos que suponen una mayor amenaza para la salud oral. El azúcar es el primero que nos viene a la cabeza. Aunque no es causante directo, si es cierto que propicia el ambiente idóneo para que se produzcan las caries. Conviene recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los azúcares presenten en la alimentación no aporten más del 10% de las calorías diarias.

 

A continuación te enumeramos 6 alimentos cariogénicos con mayor impacto para provocar caries:

 

  • Bebidas carbonatadas

Los refrescos populares de cola, naranja o limón contienen gran cantidad de azúcar. Por su constitución líquida penetra en las cavidades interdentales, zonas de gran riesgo de caries. Además afecta el esmalte dental debilitando los dientes con el paso del tiempo.

 

  • Golosinas y caramelos

Sin duda el alimento rico en azúcar por excelencia. Son realmente adhesivos a los dientes y suelen tomarse entre horas, constituyendo un problema en ese sentido. Intenta escoger aquellos que sean más ligeros y desaparezcan de la boca con facilidad.

 

  • Ácidos y cítricos

Zumos ácidos como los de limón, naranja o pomelo tienen mayor capacidad de dañar los dientes por su acidez. También hay que controlar el consumo de kétchup, que contiene azúcar y ácido acético, y el vino, que además mancha los dientes y reduce el flujo de saliva.

 

  • Chocolate y bollerías

El chocolate es otro alimento con alto nivel de azúcar. En algunos casos también hablamos de un producto blanco y pegajoso, por lo que se adhiere a los dientes con mucha facilidad. Si disfrutas con el chocolate, a partir de ahora opta por los que tengan el menor azúcar posible. En el caso de la bollería, además de azúcar contienen carbohidratos. Un producto nada saludable especialmente si es de fabricación industrial.

 

  • Helados, batidos y zumos concentrados

Alimentos líquidos con alto contenido en azúcar que penetran fácilmente en todas las cavidades. En el caso de los helados, los de chocolate o nata azucarada son los que tienen mayor concentración.

 

  • Galletas, pan y patatas fritas

Alimentos como el pan, las galletas o las patatas frías son ricos en hidratos de carbono con almidón. Tienen capacidad de transformar los hidratos en azúcar.

 

Nuestra recomendación es que sigas disfrutando de estos alimentos, pero con moderación. Y no olvides cepillarte los dientes tras su ingesta siempre que puedas, así evitaremos que puedan dañar nuestros dientes. No obstante, no olvides visitarnos para realizar revisiones periódicas. Ante cualquier síntoma de una posible caries no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Detener la caries a tiempo puede evitar complicaciones en tu boca.

© 2017 - Dental Guillaume Creado y diseñado por

Teléfono y emergencias        957 601 734